La autonomía curricular exige capacidad reflexiva y constructiva de docentes

La autonomía curricular exige capacidad reflexiva y constructiva de docentes

En el nuevo modelo educativo “Aprendizajes clave para la educación integral” el ámbito de la autonomía curricular se considera un componente curricular en la organización de los contenidos. La apropiación de estas nuevas concepciones para los maestros implica la comprensión de la noción de autonomía y de currículum en un nivel conceptual amplio, y en el ámbito gubernamental requiere impulsar políticas que atiendan la formación docente articulada a la práctica educativa, teniendo como eje el desarrollo del pensamiento.

El club de Autonomía Curricular se reconoce como un espacio curricular que responde a los intereses, habilidades y necesidades de los alumnos.

 

1. El ámbito de la autonomía curricular

 

En el nuevo modelo educativo Aprendizajes Clave para la Educación Integral (2017), los ámbitos de la autonomía curricular son considerados un componente en la organización de los contenidos programáticos, junto a los campos de formación académica y a las áreas de desarrollo personal y social. Se menciona que esta configuración de los contenidos responde tanto a la naturaleza diferenciada de los aprendizajes de cada componente, como a la especificidad de gestión de cada espacio curricular. De igual manera, el documento menciona que su eje rector son los principios de la educación inclusiva, toda vez que busca la atención de necesidades e intereses específicos de cada educando. También destaca su observancia nacional, pues establece que cada escuela elegirá e implementará la oferta de este componente curricular “con base en los periodos lectivos que tenga disponibles y en los lineamientos que expida la Secretaría de Educación Pública para normar este componente” (SEP, 2017, p. 108).

En este sentido, con el objeto de que las escuelas de los tres niveles de educación básica desarrollen y ejerzan la autonomía curricular, la SEP emitió el Acuerdo 11/05/18, por el cual establece los lineamientos correspondientes. En dicho Acuerdo, se refiere a la autonomía curricular como “la facultad que posibilita a la escuela para que su Consejo Técnico Escolar (CTE) defina contenidos programáticos y los organice en clubes, de acuerdo con las necesidades educativas específicas de sus educandos” (DOF, 2018, p. 3). Los clubes se organizan en los cinco ámbitos de la autonomía curricular, y al conjunto de ellos se le denomina oferta curricular.

El club de Autonomía Curricular se reconoce como un espacio curricular que responde a los intereses, habilidades y necesidades de los alumnos, y debe enmarcarse en uno de los ámbitos de la autonomía curricular, con la recomendación de que se integre con estudiantes de diferentes grados escolares y se implemente en un horario escolar único, que optimice el uso de la infraestructura escolar y otros recursos, y propicie la convivencia e integración de estudiantes de grupos y grados distintos.

El componente Autonomía Curricular está organizado en cinco ámbitos: 1) ampliar la formación académica, 2) potenciar el desarrollo personal y social, 3) nuevos contenidos relevantes, 4) conocimientos regionales, y 5) proyectos de impacto social. De éstos, se pondera su sentido de inclusión y de integralidad como criterios esenciales para generar aprendizajes situados en espacios curriculares previamente diseñados y elaborados, preferentemente, en el colectivo escolar. Pensar en situar el aprendizaje implica establecer nuevas formas de relación educativa entre el docente y los alumnos, particularmente porque los ámbitos de autonomía curricular les ofrecen a los docentes múltiples posibilidades de intervención pedagógica en espacios complementarios al currículum prescrito.

Los espacios curriculares deben estar articulados al contexto escolar.

 

El abanico de espacios curriculares sugeridos a los docentes en estos ámbitos parece abarcar y responder a la demanda de atención de intereses, habilidades y necesidades particulares de los estudiantes. Para que se cumpla con esta intención es necesario que esté articulado al contexto escolar y soportado en una sólida formación profesional de los maestros. Comprender la complejidad de la noción de autonomía y expresarla en la práctica docente cotidiana no resulta fácil; requiere, por una parte, pensar la práctica como objeto de estudio y de intervención, y por otra, contar con un dispositivo analítico, teórico-conceptual, que permita la comprensión desde un horizonte amplio.

 

2. Autonomía y currículum

 

Teniendo como punto de partida lo anterior, vale la pena preguntarse: ¿de qué hablamos cuando hablamos de autonomía? En el diccionario de filosofía de Abbagnano se menciona que es un “término introducido por Kant para designar la independencia de la voluntad de todo deseo u objeto de deseo, y su capacidad de determinarse conforme a una ley propia, que es la de la razón” (Abbagnano, 2004, p. 117).

Dos ideas esenciales se desprenden de esta definición: la primera es referida a la individualidad, y la segunda, a la razón. Es decir, la regulación de uno mismo y la capacidad para tomar decisiones. Estas cuestiones invariablemente se darán en un marco de referencia que implica el respeto a normas o leyes superiores o de terceros.

Por otra parte, autonomía proviene del vocablo latín auto, que significa “uno mismo”, y nomos, que quiere decir “norma”. Podemos entender su significado como “todo ente que se gobierna a sí mismo de acuerdo a su propia ley”, es decir, nos indica que la autonomía es la capacidad que tiene una persona o entidad de establecer sus propias normas y regirse por ellas a la hora de tomar decisiones. En ello invariablemente está implicado un sentido político (como lo señalaban los griegos) o una función política (según Kant). Con lo anterior, me aproximo a una idea sintética respecto a percibir a la autonomía como un actuar razonado y reflexivo en los ámbitos individual y social.

Desde esta perspectiva, Yannuzzi (2001) menciona que el concepto de autonomía supone un sujeto autorresponsable, autor de sus propias leyes. Es decir, que sólo son legítimos aquellos principios que han sido racionalmente aceptados por los ciudadanos, eliminando así todo rasgo de heteronomía. Sin embargo, la noción de autonomía encuentra ciertas dificultades en el contexto de las sociedades políticas modernas. El hecho mismo de la representación coloca una instancia de mediación que podría llevar a la paradoja de instituir una nueva heteronomía.

Lo anterior, inevitablemente nos lleva a un campo de reflexión entre lo particular y lo general; a pensar en la articulación entre lo individual y lo social o, si pensamos en algo más cercano, entre el currículum prescrito y obligatorio y la práctica docente cotidiana, entre la estandarización y la contextualización.

Para tener autonomía curricular el docente necesita claridad en la concepción de la educación y los fines educativos.

 

En el mismo sentido, si partimos de la idea de Coll (1990) de que el diseño curricular es el proyecto que preside y guía las actividades educativas escolares, haciendo explícitas las intenciones que están en su origen y proporcionando un plan para llevarlas a término, además de ser un proyecto abierto a las modificaciones y correcciones que surgen de su aplicación y desarrollo, es posible preguntarnos: ¿qué necesita el docente para tener autonomía curricular?

En primer lugar, apunto la necesidad de tener claridad en la concepción de educación y los fines educativos. En segundo lugar, conocer los fundamentos del currículum en sus dimensiones pedagógica, psicológica, sociológica, ideológica y cultural. Y, por último, el conocimiento metodológico de la enseñanza con todas sus implicaciones y relaciones. Recuperando a Coll (1990), mencionaría la importancia de tener presentes los tres niveles de concreción del currículum (contenidos y objetivos, organización de los contenidos, y programación), así como los elementos sustanciales para responder a las preguntas básicas; ¿qué enseñar?, ¿para qué enseñar?, ¿cómo enseñar?, y ¿qué, cómo, cuándo y para qué evaluar?

Por su parte, Stenhouse (1998) sostiene que un currículum, si posee un valor, expresa una visión del conocimiento y un concepto del proceso de educación, en forma de materiales docentes y, adicionalmente, de criterios para la enseñanza; y proporciona un marco dentro del cual el profesor puede desarrollar nuevas destrezas y relacionarlas, al mismo tiempo que tiene lugar ese desarrollo, con conceptos del conocimiento y del aprendizaje. Pensarlo así es considerar la necesidad mantener articulado el desarrollo del currículum con el desarrollo profesional del docente.

 

3. Formación para la autonomía curricular en la práctica

 

La cuestión de la autonomía curricular ha aparecido en el discurso pedagógico y educativo como un tema emergente y fundamental para concretar los objetivos de aprendizaje establecidos en el nuevo modelo educativo. Sin embargo, no es muy visible su articulación con la formación docente. En este campo, aparece más como una demanda de política y como una cuestión poco asociada a los nuevos enfoques para la intervención pedagógica.

Es conveniente, entonces, reconocer que el argumento y sustento de la autonomía curricular debe inscribirse en un sentido amplio ligado a cuestiones personales, relacionales y sociales presentes en los procesos de formación. Si esto es así, la autonomía curricular implica una autonomía profesional del docente.

Al respecto, Contreras (2001) plantea que no es posible hablar de la autonomía del profesorado sin hacer referencia al contexto laboral, institucional y social en el cual realiza su trabajo. Su desarrollo no es sólo una cuestión de voluntad y libre pensamiento por parte de los docentes; por el contrario, las condiciones reales en que se lleva a cabo su tarea, así como el clima ideológico que las envuelve, son factores fundamentales que las apoyan o entorpecen. Sin las condiciones adecuadas el discurso sobre la autonomía sólo puede cumplir dos funciones: es un mensaje de resistencia, de denuncia sobre las carencias para un trabajo digno y con posibilidades de ser realmente educativo, o es una trampa para el profesorado, para hacerle creer que posee las condiciones adecuadas de trabajo y que ahora el problema es sólo suyo.

Desde este marco de ideas, es conveniente señalar que propiciar un sentido y una acción de autonomía curricular en los docentes va más allá de proponerles el uso de un tiempo determinado de la jornada escolar y un abanico de temas y contenidos que puede desarrollar. La autonomía curricular implica pensar y reflexionar la práctica de manera crítica, un amplio conocimiento de la teoría pedagógica y curricular, y exige un conocimiento contextual de su entorno y de los sujetos con quienes trabajará. Para ello, la formación docente debe ser sólida y seria en los campos de la educación y de la pedagogía. La apropiación discursiva del nuevo modelo educativo y la comprensión para llevarlo a la práctica plantea a los profesores desafíos fuertes de conocimiento que serán capaces de enfrentar sólo con una estrategia formativa permanente, puntual, pertinente y profunda en cada uno de los aspectos planteados, incluyendo, por supuesto, el de autonomía curricular. Insisto: el desarrollo del pensamiento en los docentes debe constituirse en un desafío educativo, además de ser el vehículo por excelencia para desarrollar una práctica docente autónoma y con sentido social.

 

 

A manera de cierre

En este marco de la autonomía curricular, uno de los elementos sustanciales para comprender mejor el fenómeno educativo y poder intervenir e innovar en él es, sin duda alguna, el desarrollo del pensamiento de los maestros. Es conveniente, entonces, que los docentes amplíen su lectura de textos y contextos para desarrollar su racionalidad y creatividad. El pensamiento implica una dinámica imparable, un constante diálogo entre la racionalidad y la creatividad. La esencia del pensamiento ha de consistir en ser el vehículo común más perfecto para la comunicación didáctica interpersonal cotidiana, pero no a través de los canales didácticos normales, sino por la compleja tarea de la pedagogía de la pregunta. Por ende, el pensamiento que se busca en los docentes es crítico, complejo, de orden superior, que problematice su realidad cotidiana en su ámbito de trabajo y encuentre vías de comprensión y explicación para aclarar su posicionamiento político-pedagógico, es decir, que encuentre la esencia de su papel en la educación y en la sociedad.

Enseñar no es transferir conocimientos, sino crear las posibilidades de su construcción o de su producción.

 

Paulo Freire (2004) establece que la educación es pensamiento y es acción. Que enseñar no es transferir conocimientos, sino crear las posibilidades de su construcción o de su producción. Si los maestros poseen la capacidad reflexiva y constructiva que exige la autonomía curricular y sus dispositivos (los clubes como espacios curriculares), podemos advertir que esta intención del nuevo modelo educativo es posible, toda vez que enmarcará el desarrollo de su práctica en un sentido de libertad y transformación. De no ser así, la práctica de los maestros se reducirá a la reproducción.

En el mismo sentido que Freire, Giroux (1990) señala que al contemplar a los profesores como intelectuales, podemos aclarar la idea de que toda actividad humana implica alguna forma de pensamiento. Ninguna actividad, por rutinaria que haya llegado a ser, puede prescindir del funcionamiento de la mente hasta una cierta medida. Este es un problema crucial, porque al sostener que el uso de la mente es un componente general de toda actividad humana, exaltamos la capacidad humana de integrar pensamiento y práctica, y al hacer esto ponemos de relieve el núcleo de lo que significa considerar a los profesores como profesionales reflexivos de la enseñanza. Pienso que en ello radica, en gran parte, el sentido de autonomía.

Referencias

  • Abbagnano, N. (2004). Diccionario de filosofía. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Coll, C. (1990). Psicología y currículum. Una aproximación psicopedagógica a la elaboración del currículum escolar. Barcelona: Paidós.
  • Conceptodefinición.de (s.f.). Definición de autonomía. Recuperado el 3 de julio de 2018, de http://conceptodefinicion.de/autonomia/
  • Contreras, J. (2001). La autonomía del profesorado. Madrid: Morata.
  • DOF. Diario Oficial de la Federación (2018, 7 de junio). Acuerdo 11/05/18 por el que se emiten los lineamientos para el desarrollo y el ejercicio de la autonomía curricular en las escuelas de educación básica del Sistema Educativo Nacional. Recuperado el 3 de julio de 2018, http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5525413&fecha=07/06/2018&print=true.
  • Freire, P. (1998). Pedagogía de la autonomía. Saberes necesarios para la práctica educativa. México: Siglo XXI.
  • Giroux, H. (1990). Los profesores como intelectuales. Barcelona: Paidós.
  • SEP. Secretaría de Educación Pública (2017). Aprendizajes clave para la educación integral. México: autor.
  • Stenhouse, L. (1998). La investigación como base de la enseñanza. Madrid: Morata.
  • Yannuzzi, M. (2001). El concepto de autonomía en las teorías de Rawls y Habermas. Estudios Sociales. Revista Universitaria Semestral, Santa Fe, Argentina, Universidad Nacional del Litoral, Año 11, Nº 21, pp. 151-173.

 

Fuente: Revista RED 10. Mayo – Agosto 2018. INEE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*